Viajes a Nepal, Venecia y la India inspiran las ciudades oxidadas de David Manzur. El deterioro no solo físico sino también ambiental en ciudades como estas es evidente en algunos callejones que aun conservan su arquitectura tradicional y que llevan al artista a plasmar la forma estética de la belleza que se deteriora. Con cuadros como este, “Cruzado entrando a la ciudad prohibida” donde vemos armaduras en fragmentos e imágenes más robóticas que humanas, Manzur no niega un posible futuro más cercano a la ciencia ficción que a lo que hoy en día conocemos como realidad. Esta exposición es una experiencia que lleva a adentrarse en estas ciudades oxidadas, a recorrer sus callejones desorientados, oscuros, con una paleta de colores muy bien definida y controlada, inspirada por la soledad de su infancia, soledad que también se refleja en sus cuadros.

 

 

Trips to Nepal, Venice and India inspire the rusty cities in David Manzur’s paintings. The deterioration not only architectonical but also environmental in cities like these is evident in some alleys that still preserve their traditional architecture and that lead Manzur to capture the aesthetic form of deteriorating beauty. With pictures like "Cruzado entrando a La Ciudad prohibida " where we see armors in fragments and images more robotic than human, Manzur does not deny a possible future closer to science fiction than what nowadays we know as reality. This exhibition is an experience that leads to enter these rusty cities, to walk through their disoriented, dark alleys, with a very well defined and controlled color palette, inspired by the loneliness of their childhood, solitude that is also reflected in their paintings.