Mas de 3500 años son los que abarcan la historia del arte colombiano, un origen fusionado del barroco español y la artesanía tradicional de oro quimbaya. Después de la guerra de independencia en 1819, el arte colombiano era todavía muy figurativo y solo trataba de alcanzar un nuevo diálogo entre diferentes tendencias creativas. Como en muchos países latinos, los artistas colombianos esculpian a los  líderes políticos en estilo neoclásico, esta formación de figuras públicas creó una base para una expresión. El concepto de escultura colombiana comenzó a desarrollarse con audacia con el fin de tallar los esbozos de sensibilidad nacional.

Muchos historiadores de arte consideran que este movimiento del siglo XX le da un carácter distintivo a las artes colombianas. Los elementos tradicionales se sacaron a la luz y se reinventaron al fusionarse los elementos culturales, históricos y artísticos con un pensamiento más conceptual. En este período de la década de 1950, los cinco maestros colombianos lograron su establecimiento: Fernando Botero, Alejandro Obregón, Enrique Grau, Edgar Negret y Eduardo Ramírez Villamizar. Expresiones modernas expandidas sobre pintura y escultura entonces el arte colombiano comenzó a lograr una atención internacional a gran escala.

Con los mejores ejemplos de arte moderno, Colombian Volumes instiga cómo las prácticas de toda la vida de Fernando Botero, David Manzur y Édgar Negret se caracterizan con un sentido de permanencia, sustancia e importancia. Inspirándose en una amplia gama de influencias, Colombian Volumes  transmite una visión de la diversidad y la calidad de la producción artística latinoamericana.

Mas de 3500 años son los que abarcan la historia del arte colombiano, un origen fusionado del barroco español y la artesanía tradicional de oro quimbaya. Después de la guerra de independencia en 1819, el arte colombiano era todavía muy figurativo y solo trataba de alcanzar un nuevo diálogo entre diferentes tendencias creativas. Como en muchos países latinos, los artistas colombianos esculpian a los  líderes políticos en estilo neoclásico, esta formación de figuras públicas creó una base para una expresión. El concepto de escultura colombiana comenzó a desarrollarse con audacia con el fin de tallar los esbozos de sensibilidad nacional.

Muchos historiadores de arte consideran que este movimiento del siglo XX le da un carácter distintivo a las artes colombianas. Los elementos tradicionales se sacaron a la luz y se reinventaron al fusionarse los elementos culturales, históricos y artísticos con un pensamiento más conceptual. En este período de la década de 1950, los cinco maestros colombianos lograron su establecimiento: Fernando Botero, Alejandro Obregón, Enrique Grau, Edgar Negret y Eduardo Ramírez Villamizar. Expresiones modernas expandidas sobre pintura y escultura entonces el arte colombiano comenzó a lograr una atención internacional a gran escala.

Photo: La Cometa gallery. "Obra negra" 2014

Photo: https://katanalondon.com/botero-in-china/. Botero in China. 2015

Photo: El Espectador. Museo de Arte Moderno de Bogota. "In memoriam" 2014