Artistas modernos, Confluencias

15 mazo - 28 mayo 2017

Horario

Lunes - viernes: 9:00 a.m. - 6:00 p.m. 

Carrera 11A # 69 - 35, Bogotá, Colombia

El siglo XX se caracteriza por ser un periodo en la historia del arte colombiano marcado por la emergencia de propuestas artísticas que cambiaron profundamente el panorama de la escena nacional. Esta generación de artistas nacionales se formó en  escuelas y movimientos occidentales que establecieron nuevos lenguajes de aproximación a cuestionamientos estéticos. Sin embargo, fue su regreso a Colombia el que les permitiría articular respuestas a sus cuestionamientos plásticos y conceptuales desde una perspectiva única y fresca.

 

La recopilación de obras de esta exposición busca mostrar el lenguaje decantado al que llegó como conclusión cada artista tras décadas de rigurosa exploración académica y conciencia histórica. Atendiendo problemas que les ofrecían sus medios particulares, estos artistas exploraron de manera exhaustiva las posibilidades formales y comunicativas de los materiales a su disposición. Eduardo Ramírez Villamizar encontró en la madera, el metal y los polímeros la versatilidad y rigidez para trabajar un lenguaje abstracto y minimalista con una marcada influencia precolombina. Un proceso que llevó a cabo también Olga de Amaral  examinando las posibilidades plásticas del tejido para producir piezas en el intersticio entre arte y artesanía.

 

Estos ejercicios plásticos —explícitos en su distorsión de la materia— se manifiestan de una manera más discreta pero igualmente transgresiva en la pintura colombiana de este periodo. Artistas como Ana Mercedes Hoyos y Fernando Botero ofrecen dos soluciones distintas a problemas pictóricos en común, destacando imágenes que dan cuenta de la atmósfera que envolvía al país durante la segunda mitad del siglo XX. 

 

La yuxtaposición de estas obras genera diálogos que visibiliza búsquedas de lenguajes propios  explorando diversas materializaciones. Reencontrarse con estas piezas  permite al espectador ver la vigencia que continúan teniendo estos artistas. Transgresores en su momento, se atrevieron a construir mas preguntas a través de sus reflexiones plásticas para el escenario contemporáneo. Al desdibujar una línea que se impone usualmente rígida en la historia para distinguir moderno de contemporáneo, esta muestra de obras propone una conversación dinámica de encuentros.